Bio de Bisila Bokoko

Bokoko, (Valencia 1974) mujer y negra…era un «blanco» muy fácil, pero ella nunca se conformó. Se toma con humor ser súper diversa y súper inclusiva. Acostumbrada, a su pesar, a ser desde niña siempre la diferente (en una España que se resistía a salir de su letargo) sufrió muchas crisis de identidad que tuvo que aprender a superar, a esa edad en la que te vas enterando de todo sin comprender nada. Hoy, aquella niña de la Transición, está considerada una de las diez mujeres españolas más influyentes en el mundo de los negocios americanos. Empresaria, Embajadora Global, Emprendedora, Filántropa, International Speaker…¡Pura inspiración! Esta es la historia de la reina de África valenciana.

La familia de Bisila Bokoko

Es la mayor de los cuatro hijos de Bwelalele y Mª Ángeles, un abogado y una enfermera que llegaron de Guinea Ecuatorial de niños para estudiar en un internado. Él a Logroño y su madre, a Mislata, en Valencia. Los abuelos de Bisila los habían enviado desde Malabo (etnia bubi) cuando Francisco Macías se convirtió en el primer presidente democrático post-colonial tras su independencia de España. Pronto, estableció una férrea dictadura marcada por la represión y el terror, al tiempo que fomentaba el odio contra el país que los había colonizado durante casi 200 años. Sus abuelos estaban muy apegados a España y no querían romper ese vínculo.

Con solo 21 años —y aún en la carrera—, se casaron y tuvieron a su primogénita, Bisila. Bwelalele tuvo que soportar vejaciones de sus propios profesores que le decían que se fuera a plantar bananas a la finca. Llegó a ser el primer abogado negro que se graduó en Valencia.

Su hija no lo tuvo más fácil. Ser negro en España era una extravagancia y aceptar ser diferente no fue un camino fácil ni natural, tuvo que lidiar con una sociedad pacata y provinciana. “De pequeña me sentaron al lado de un niño que se puso a llorar cuando me vio. ‘No quiero volverme negro, se contagia”. Ese día Bisila llegó a su casa desconsolada, su padre le daría una lección que nunca olvidaría:

“Tienes dos problemas, eres negra y mujer, y con eso vas a tener que lidiar”. Fue como un cortafuegos emocional, comprendió con meridiana claridad que tenía dos opciones: «O te aíslas por ser diferente o decides destacar por ello»

Formación y primeros pasos profesionales de Bisila Bokoko

Estudió Derecho —como su padre— y Económicas, mientras crecía con un bonito sueño: vivir algún día en Nueva York. El acceso a la vida laboral fue muy difícil, no encontraba trabajo al acabar su doble licenciatura. Haciendo un máster en Dirección de Empresas dio con el Comercio Exterior y allí se le abrieron las puertas al mundo.

Los semáforos empiezan a ponerse en verde para dar paso a la diversidad y la inclusión, y que cada persona pueda aportar su singularidad y potencial a la empresa y a la sociedad. Pero ella se cansaba de escuchar: “¿Tú has visto algún negro en un puesto relevante?” (por no decir “mujer” o, peor aún, “mujer negra”) Bisila, valiente e inspiradora, ha sabido luchar por lo que quería -con todas sus fuerzas y debilidades- haciendo gala de un optimismo inteligente para recomponerse y aprender a saltar todos los obstáculos. “Esta actitud procede en gran medida de una cultura en la que medimos el éxito por el dinero que poseemos y por la presión de ser hija de inmigrantes y mujer negra, me veía obligada siempre a ser perfecta y a tener que deslumbrar“

Bisila Bokoko y el sueño americano

Estaba becada en el Instituto Valenciano de la Exportación (IVEX) cuando surgió su oportunidad: una plaza de becaria en la sede del IVEX en Nueva York. “Olvídate, son para enchufados”, pero ella (nunca deja de repetir su mantra “los límites que crees, creas”), decidió perseguir su sueño americano: primero en el IVEX y luego como directora de la Cámara de Comercio de España en EEUU —cargo que ejerció entre 2005 y 2012—, fue una de las etapas más intensas de su vida. Allí inició su camino en la internacionalización de empresas y, como muchas mujeres, encontró injusticias por maternidad o por circunstancias diversas.

Bisila Bokoko en la actualidad

Actualmente Bokoko está considerada una de las empresarias más influyentes en EEUU. A todos nos fascinan las personas triunfadoras pero, como en todo éxito, hay mucho esfuerzo, sacrificios y constancia detrás. Sus inicios como becaria, la valentía de emigrar, los trabajos complementarios (como niñera o camarera)…y aún con tiempo para estudiar un Máster en Relaciones Internacionales (The City College, NY) y formar una familia (se casó con un afroamericano y tiene dos hijos, Malabo, de 15 años, y Bonacha, de 18).

Hoy vive en las antípodas de aquel ritmo frenético que arruinó su matrimonio y casi termina con su salud.

“Engordé muchísimo. Llegué a pesar 90 kilos. Me creía una superwoman y quería llegar a todo: ser la mejor madre, la mejor esposa y la mejor trabajadora. Era un poco arrogante, he tenido que aprender a ser humilde. ¡Estaba siempre muy ocupada, corriendo de un lado para otro, pero sin un rumbo claro y sin detenerme a pensar por qué estaba corriendo y qué era lo que estaba buscando!“

Afortunadamente ha echado el freno de mano a tiempo, cuando se levanta, medita, hace yoga y escribe en su diario: “Las primeras horas del día son para mí”.

El punto de inflexión de Bisila Bokoko

Su punto de inflexión llegó cuando salió involuntariamente de la Cámara de Comercio de España-EEUU. No lo vio venir y, de repente, tenía las maletas en puerta y su vida laboral de siete años metida en una caja de cartón. Tocada y hundida. ¿Y qué se hace en esta situación? Llamar a mamá.

De vuelta a España para curar sus heridas, se encuentra en el aeropuerto haciendo los trámites de inmigración. A esa pregunta de “¿a qué se dedica?” -que tan orgullosa respondía siempre mostrando su tarjeta de visita- no sabía qué decir. Tuvo una crisis de identidad enorme, ¿quién era ella, quién era Bisila?. En aquel periodo de confusión y miedo descubrió lo valiente que era.

El renacimiento de Bisila Bokoko

Con el vértigo de la incertidumbre y la ilusión por crecer -personal y profesionalmente- se lanzó a la aventura de emprender: nació su consultora boutique “BBES” de desarrollo empresarial global, donde trabaja para que los sueños de las personas se hagan realidad. Defensora de las alianzas internacionales honestas basadas en valores universales como la paz, la ética y el respeto.

El mensaje de empoderamiento de Bisila Bokoko

Insta a perseguir los sueños, pensar en grande (“a tiempo de bajar siempre estamos”), atreverse a fracasar y aprender de los tropiezos. “La gente se bloquea ante un fracaso profesional, se ve como un estigma y acaba afectando a la parte personal. Hay que ‎superar el miedo a equivocarse, entendiéndolo como parte del camino y puerta de entrada al éxito. En Estados Unidos se piensa que si no fracasas es porque no has hecho nada en tu vida. El llegar al éxito supone una parte de prueba y error. Se transforma el fracaso en un aprendizaje, son más tolerantes allí” dice (siempre con una radiante sonrisa y desarmando con su magnetismo personal) y añade: “Pensar que lo tengo más difícil es una creencia limitadora. Lo realmente difícil es cumplir tus sueños, y en esto, todos tenemos que dar los mismos pasos”

Bisila Bokoko y sus Memorias de África

Su vida ha sido un camino de tropiezos, de no entender muchas cosas y de empezar a aceptar todo demasiado tarde, especialmente las diferentes culturas de las que formaba parte. También de sentirse agradecida por haber podido disfrutar de una educación que había marcado la diferencia. Sus «Memorias de África» eran…cero, conocía el país a través de los libros y lo que le habían contado sus padres, pero tenía una deuda pendiente con sus raíces. Cuando cumplió 35 años realizó el viaje que le cambió la vida y supuso el inicio de su Fundación y la construcción de una biblioteca.

«La satisfacción que te da ver los ojos de estos niños cuando reciben los libros te da mucha felicidad», asegura.

Bisila Bokoko solidaria

Colabora con Naciones Unidas en el programa Empretec, que fomenta la capacidad empresarial entre las mujeres de América Latina, África y Oriente Medio. Pero si hay un proyecto que le ilusiona especialmente es su Fundación African Literacy. Todo surgió tras conocer al rey de Kokofu, una ciudad recóndita de Ghana. “Primero me nombró reina y luego me ofreció un terreno. Tenía tres días para decirle qué quería hacer con él”. Ella -que había descubierto África a través de los libros de sus padres- pensó que, de la misma manera, los niños africanos podían conocer el mundo sin salir de su país. Su misión es promover la alfabetización de los pueblos africanos por medio de bibliotecas. Su lema «con un libro, nunca estás solo»

En 2013 organizó -en colaboración con Naciones Unidas y Pikolinos- el Proyecto Maasai, donde unas 1.600 mujeres kenianas bordan a mano la piel de zapatos y bolsos permitiendo que tengan ingresos estables mientras preservan su patrimonio cultural y modo de vida. El proyecto ha logrado que los maridos se comprometan e involucren en el cuidado de los hijos para que ellas puedan cumplir con sus obligaciones.

Reconocimientos internacionales de Bisila Bokoko

Ha recibido numerosos honores a nivel mundial, entre ellos el Premio Mujer Ideal 2017 en Guinea Ecuatorial, el Premio Womenwerk en 2016 y el Compromiso con la Excelencia Africana en 2011 por Face2Face, y la Mujer del Mes Internacional de la Revista Ladybrille, también ha aparecido en innumerables medios a nivel mundial: Forbes, Entrepreneur, Bloomberg TV, Black Enterprise, Harper’s Bazaar, Vogue, Vanity Fair y otras publicaciones destacadas.

Reflexiones de Bisila Bokoko

Actualmente está muy volcada en su faceta de mentora y conferenciante, especialmente para empoderar a las mujeres más jóvenes. «Mi consejo es no caer en la tentación de utilizar la crisis como excusa, es muy cómodo refugiarse en las circunstancias, pero éstas cambian cuando cambiamos nuestro interior. Si piensan que no hay oportunidad y no serán tomadas en cuenta, esa será la realidad que les tocará vivir pero si se dan cuenta que son el motor del cambio y que pueden construir un mundo mejor (y que no tienen que esperar a que les den nada sino crearlo) eso cambiará el curso de sus vidas y el de todo su entorno. Les animo a que se fijen no en el mundo que han encontrado sino en el que quieren construir”

Bisila Bokoko y su marca personal

Continúa cada día construyendo su marca personal para dejar huella en los demás (sin pisar a nadie). Elegante, certera e implacable, sin perder nunca la sonrisa ni las formas, lucha por hacer de éste, un mundo más bonito. Se siente una privilegiada pero nunca olvida sus orígenes, aunque reconoce que ha vivido la transformación abismal del racismo al clasismo, determinado por el nivel económico “hace que la gente no te vea con un color”.

PD: En otra vida seré Bisila Bokoko, en esta ya no me da tiempo.

Contratar a Bisila Bokoko

Si quieres contratar a la conferenciante internacional Bisilia Biokoko para tus eventos de empresa sobre emprendimiento, diversidad, inclusión, negocios, marca personal..escríbenos a info@helpersconsulting.com

Raquel Sánchez Armán

Cofundadora de Helpers Speakers